Blogger Template by Blogcrowds

Best viewed with Mozilla Firefox 1280 x 960

Al fin y al cabo llegamos a Miramar. Es un distrito en el que nunca se oculta el sol, y está prácticamente rodeado de mar por un lado y montañas del otro.

Cuando llegamos, era lo que sería nuestra noche, sólo que allí sólo existe el día, pero se lo llama al día “and” y a las otras doce horas “und”.

Brinken era un largo trecho desde allí, pero no nos quedaba otra que cruzar ese distrito a plena luz del día. O de “und”, para los locales. Aún así, este distrito sureño me caía simpático, sobre todo por el simple hecho de que por lo general vengo a veranear aquí.

Empezamos a manejar sobre la verde hierba, casi sin cuidado, confiados en que la suerte estaba de nuestro lado. Pero descuidarse en nuestra situación era de lo menos oportuno. Sobre todo, cuando de atrás de los árboles, saltó un Guardia Vial. Teníamos miedo de que hubieran hecho circular nuestro daguerrotipo por ahí.

- Señor, detenga el hover, por favor.
- ¿Algún problema oficial? – respondió Erat
- ¿Qué hace un niño al volante?
- (Me tiene que estar jod....) No soy un niño –La cara de Erat era de un rojo carmesí
- Papiro de conducir

Erat, perdiendo la paciencia, iba sacando lentamente su katana. Lo detuve con la mirada, y empecé yo a convencer al oficial.

- Oficial, errr, ¿cuánto dice usted que necesita para olvidarse del asunto y que yo empiece a manejar?
- MMmmmmmmm, ¿me está queriendo sobornar?
- Muy taimadamente, oficial
- Y digamos que con unos 200 doblones arreglamos.

Erat y Werdara me miraron advirtiéndome que no teníamos esa cantidad de dinero. Lo miré a Erat y le dije “Bue, dale con fe, arráncale la cabeza”. En un pestañear de ojos, el chiquillo desenvainó su katana, e hizo rodar la cabeza del oficial por el suelo. Metimos el cadáver junto con la cabeza en el fondo del hover, lo cubrimos con paja, y ni bien encontramos un circo por el camino, lo dejamos en una jaula –el cuidador hizo la vista gorda sólo por 5 doblones-. Los leones agradecidos.

Seguimos camino unos seis días, sólo descansando para comer y dormir al borde del camino, y luego seguir. Al principio de “and” del séptimo día, me di por vencido.

- No terminamos de cruzar más este distrito de porquería. Aparte llevamos días a pleno rayo del sol, estoy insolado, cansado, deshidratado, presionado, y amenazado de vida. Si querés matarme, dale con fe.
- No te voy a matar, porque quiero llegar de una vez, y si no, no tengo idea. Pero porque no te puedo matar no significa que no te pueda mutilar para que cooperes.
- Enano bastardo.

Y yo también me lo busqué. En medio segundo, me rapó la parte de arriba de mi cabeza de un espadazo.

- La próxima, no va a ser el pelo, voy a ir de a una falange de cada uno de los dedos.
- Ok, ok, enano idiota y malhumorado.
- ¿Me parece a mí o te la estás buscando de nuevo?
- Noooo, no dije nadaaaaaa.
- Ah, me pareció.

De repente miramos a ambos lados, y Werdara no estaba más con nosotros. Buscamos y buscamos por todos lados, pero no apareció.

- Eso me pasa por hablarte, ¡camina! – me gritó Erat con vehemencia
- No es mi culpa
- Ya cállate.

Y así volvimos a subirnos al hover, y empezamos a buscarla por todos lados, y seguía sin aparecer. El que la reina no estuviera, hacía que el ir a Brinken fuera cada vez menos importante, y junto con esa importancia caía la importancia de mi vida. Así que sin falta debía encontrar a la reina.

Nuevamente nos cruzamos con la Guardia Ministerial, pero estaban como apurados yendo en dirección contraria a la nuestra, y a toda velocidad.

- ¿Qué estará pasando? – pregunté, pero ya adivinando la respuesta.
- No lo sé, pero algo me dice que la Reina está allí
- Entonces ahí vamos.

Y así emprendimos nuestro camino hacia el Reino Lapislázuli.

(próxima entrega: Capítulo II – De cómo no murió el Rey de Avatar)

6 tuvieron la brillante idea de pirar conmigo:

Miramar... lugar jodido.
Su nombre lo dice todo.

Mejor ir armado.

20 de junio de 2007, 16:35  

a la pelota!!!!

20 de junio de 2007, 20:47  

Ine: la ilustración que me mandaste me hizo sospechar, y esto lo confirma: te gusta un poco el género literario conocido como "fantasía".

Interesante combinación de fantasía típica y toques cinéfilos contemporáneos (esa katana me hace pensar, por ejemplo, en "Kill bill". ¿Cuándo sigue el relato?

A propósito, ¿has leído a Roger Zelazny? Te lo recomiendo. Creo que te gustaría.

Besos fantásticos.

21 de junio de 2007, 3:41  

@Bichicome: Jajaja, ni te digo Solymar entonces, jajaja.

@YAsíFueEscritoPorElMario: Y esto no es nada con lo que se viene en el Capítulo II, que ya lo tengo terminado (estoy escribiendo el tercero)....

@WalterHego: Por lo que veo, su obra más conocida sería "Las cróniclas de Amber", la cual anoté en mi "Buy book list" (lista que con la cual si no me pongo al día, voy a leer hasta los 60 años). Voy a ver si consigo algo. Un besote fantaseoso (jaja)

21 de junio de 2007, 8:24  

Ine: si querés, te voy prestando las crónicas. Ah, leés inglés, ¿no?

De todos modos, Zelazny tiene cosas que me gustan más. Por ejemplo, la novela "Lord of light". Ésa no la tengo, lamentablemente, y sólo la leí en castellano, pero me gustaría conseguir la original.

21 de junio de 2007, 17:49  

Si dale, me gustaria. Y sí, leo en inglés.

21 de junio de 2007, 19:28  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal