Blogger Template by Blogcrowds

Best viewed with Mozilla Firefox 1280 x 960

Este blog llegó a su fin.

Es porque todo cumple su ciclo en esta vida, y éste blog ya lo hizo. No quiere decir que en un futuro no vaya a abrir otro por ahí. Sin embargo eso se lo deparo al destino, y no a mi voluntad.

Esto para mi ha sido una placentera eternidad. Y me alegro tanto de haber conocido gente, haberme puteado con otros, y andar en la vuelta.

Así que como epílogo de este gran libro que es mi vida, les dejo esto:

Mi nombre es Inés, tengo 22 años, soy de géminis, y en algún momento de mi vida se me dio por escribir.

Y escribí y escribí abundantemente, y participé en concursos literarios y he ganado primeros premios y menciones y cosas así hasta que en algún momento me pudrí de los concursos y quería hacer algo para mí.

Eventualmente descubrí esto de los blogs (antes mi relación con la web era a través de clubs de yahoo, los cuales ahora son groups), buscando por celular algo creo que de Jaime Roos, y me saltó un fotolog de Carlos Rodríguez (curiosamente nunca lo puse en mis links, aunque desde el 2006 que lo leo) y el blog de La mar en coche, un programa de radio.

Y un 1ero de febrero dije yo quiero un blog, fui al cybercafé que está a la vuelta de casa, y busqué "crear un blog gratis" en el oráculo Google. Me saltó Blogger como plataforma, y ahí nació el Pires Clásicos de una Mente casi Brillante. Y nació como natural mi primer post, y después de eso ya las idas al cyber se hicieron más sucesivas -aunque iba por temas de estudio, cada vez el blog me llevaba más tiempo-.

Mi primer link fue el de O Bepi, y ahí me sentí tan bien de que alguien me linkeara sin que yo dijera nada. Y me fui armando de una ronda de blogs que hacía sagradamente (je, me salió el innato eso de recorrer blogs, sin leer esos blogs que dicen como conseguir visitas), comentando en ellos si había cosillas nuevas, y aprendiendo de las cosas que estaban en los otros blogs (links, subir videos por youtube, armar banners, ciertos widgets, la forma de responder los comments). Actualmente, mi blog tiene una plantilla de tres columnas, después de dos cambios de colores y dos de plantilla. Algo aprendí :P

Y empecé a escribir, y como quien no quiere la cosa, empecé a tener comentaristas. El momento que tuve 6 comentaristas casi lloro de la alegría, porque era pila. De a poco me fui haciendo de un público lector, que intercambiaba opiniones conmigo. Cuando decidí abrirme un poco más y poner mi msn en el perfil, conocí un montón de bloggers de todas partes del globo (sobre todo de habla hispana).

A priori, éste fue mi blog principal, sin embargo, en el medio han nacido otros proyectos tanto conjuntos como solitarios. Y me fui adentrando en eso de los teamblogs, y como se puede convivir con el prójimo en un mismo blog.

De a poquito, con la Comunidad Uruguaya de Bloggers, me fui haciendo de una agenda social diferente a la usual, intercambiando ideas, armando cosas como proyectos a futuro, reuniéndonos pa tomarnos unas chelas bien frías.

Y de repente ya no posteaba para mí misma, sino que empecé a postear para los demás, y creo que ahí fue cuando me di cuenta de que si no soy fiel a mi esencia de postear cosas para mí, quedan vacuas de contenido, y ya no es lo mismo, o por lo menos lo que tuvo su intención en un primer lugar.

Raymond Carver decía (gracias Gabriel):

Cuando a un
escritor deja de interesarle realmente comunicar algo y sólo tiene
como objetivo expresar algo, y ni siquiera muy bien, pues puede
expresarse saliendo a la esquina y dando voces.


Asi que éste será mi último post, espero que a alguien le haya quedado algo bueno de todas estas palabras, y que estos pires no se pierdan en el olvido.

Acá va cómo quedó el cadáver exquisito:

Se acerca el final.

Intento consolarme pensando que, inevitablemente, volverá
a haber un comienzo, pero es en vano.

Entonces creo que el final, antes de llegar, triunfante, no podrá más que recordarme que tan esperado desenlace tuvo una vez, un principio vacilante.

Era de esperarse, pero todos los finales sorprenden, aunque sean de esperarse, porque siempre esperamos que las cosas sean eternas.

De todos modos y al margen de consideraciones abstractas, el momento era ahora, así que me levanté del sillón, fui hasta la pared y descogué la ballesta y el carcaj lleno de flechas.

No sabía bien como hacerlo, pero no había marcha atrás...

La decisión estaba tomada…

Mi mejor amigo, ahora es mi némesis. No puedo dejar esto así.

Qué desgraciado.

Pero no iba a permitir que la compasión me impidiera hacer lo que tenía que hacer, así que, con el arma en bandolera, salí de la cabaña, me monté en la Harley-Davidson y tomé el camino montaña abajo, rumbo al pueblo.

Nada ni nadie iba a detenerme, ya estaba decido...

Me senté, respire hondo y arranqué, tomando en pocos segundos más de 120 km/h.

Todo lo que mi cabeza recordó e imaginó en ese largo y ventoso recorrido fue fundamental a la hora de la llegada dónde por fin lo encontré… y al verme, comprendió a lo que venía. Desenfundó su katana, y me preguntó "¿Por qué demoraste tanto?"

"Me esperabas. Sabes porque estoy acá." Le dije, mientras cargaba la ballesta, con la cinta especialmente diseñada para lanzar bolts de forma automatica.

"Si. Te esperaba. Sabia que vendrias. Te hemos estado observando. Y te hemos dejado llegar hasta acá. Porque yo y mis asociados tenemos una propuesta para hacerte."

"Una propuesta? No hay nada que tengas que pueda interesarme..."

"No? Y que si te dijera que se mas que tu acerca de Operacion Naga Blanca?"

"Que dices?!?"

"Asi es. Por mas que creyeras que solo tu conocias la verdad, hay cosas sobre Operacion Naga Blanca que puedo decirte que han de resultarte interesantes. Permiteme contartelas. De lo contrario, tu orgullo jugará en tu contra. Aceptarias una tregua por conocer la verdad?"

"Y que precio tendra que yo conozca toda la verdad" pregunte sabiendo que siempre conocer mas implica exponerse mas....

-"¡El precio de enterarte y luego olvidar! Odiarme como nunca y luego ofrecerme en bandeja tu amistad" -rimó su explicación mi amigo.

- "Mmmm ¿me podes repetir la pregunta?" - Intento ganar tiempo, para recordar.

Mientras un búho políglota ladabra a pocos metros de distancia...

-"Es difícil que después de lo ocurrido vuelvas a ganar mi amistad sólo por información, así que debe ser importante"

-"Lo es"

Ladraba el búho políglota

-"Si no me satisface lo que escucho, te perdonaré la vida, pero no la de tu hija"

Cansado del viaje en moto, y podrido de estar con ballesta en mano, lo único que se me ocurrió fue amenazar a la hija de su amigo.

Craso error.

La Operación Naga Blanca había sido un fracaso, todos esos hombres habían muerto, y en la cacería de brujas lo encontraron a él responsable. Pero bien sabía que mi amigo tenía la responsabilidad, y era elegir matarlo pero no poder limpiar mi nombre, o escuchar lo que tenía para decirme, y denunciarlo más adelante -pero para ello necesitaba evidencia-.

...mientras apareció un tarro de nuez moscada, sin nuez moscada. ese día ana no podría tener la cena lista, y su esposo no se pondría nada mimoso...


(Astrid Bridgitte Nuñez dijo...

ame de leerte es que tus cuentos son muy como el cine que amo tanto te felisito ines y quiero que sepas que desde ahora somos amigas para sienpre

29 de febrero de 2008 21:13) (Ehhh?)


El buho poliglota volo. Mi ballesta fue mas rapida.


El buho golpeo el suelo y derramo la nuez moscada.

Los que me observaban actuaron. La bestia dentro de mi tomo el control.

Un segundo después, apareció en el lugar Mamá Búho maldiciendo en diferentes lenguas y metiéndome la maldita ballesta ojete arriba.

Yo busqué ayuda con la mirada, pero lo único que alcancé a ver fue Astrid Bridgitte Nuñez por ahí cerca en plena discusión con un abeto.

Entre estar jodido por la ballesta y gozar de la compañía de Astrid opté por lo más conveniente.

La ballesta me llegó al esófago.

Astrid, que había presenciado, boquiabierta, la inserción del arma en mi sistema digestivo, en sentido opuesto habitual, se acercó embelesada y me dijo:

-"Ame de ver semejante autosodomización mediante el empleo de arma impulsora de saetas. ¿Podrías expulsarla y repetir la acción, para que yo pueda registrarla con mi cámara de vídeo? Ocurre que soy amante del séptimo arte y tengo entre manos la realización de mi primer largometraje".

Yo me dije para mi coleto que el vocabulario de la muchacha se había visto milagrosamente enriquecido, y supuse que ello debía ser un efecto secundario del hongo alucinógeno que ella había ingerido mientras departía con el árbol.

No obstante, haciendo a un lado tales pensamientos, me limité a mirarla a los ojos y decirle:

-"¿Querés inserciones? Andá, trepá al abeto y sentate en la punta".

Y mientras mirábamos sorprendidos a Diegzor, se escuchó un estruendo a nuestras espaldas...

¿Era el final que se acercaba?

No, aún no. Es que era el día de los porotos con salsa de tomate.

Y ello me dio una idea, ya que, en caso de que me viera obligado a poner pies en polvorosa presuroso, valga la cacofonía, me sería muy útil el contar con propulsión a gas.

Ni lerdo ni perezoso, abrí mi mochila y saqué una lata. La etiqueta rezaba: "Frijoles marca Acme. Cuescos a a granel garantidos, o le devolvemos su dinero".

Cual Popeye con una lata de espinaca, oprimí el envase de alubias hasta que hice saltar la parte superior y, acto seguido, me mandé los porotos al buche como un jefe. Luego arrojé la lata al aire y, mientras caía, escribí mi nombre en la misma con los agujeros hechos por las balas surgidas de mi Colt 45.

Con energias renovadas rehice el camino que me habia llevado hasta allí mientras otro Buho políglota, o Mamá Buho (ya no me interesaba) se abalanzaba sobre la lata agujereada como si de una suculenta liebre se tratara.

Mientras a pocos pasos de allí un simpático tejón mudito hacía con sus patitas el signo internacional de Déjame algún frijol para mí, ncht!.

Miraba hacia abajo, mientras caía, y vi para mi asombro, una nube de color terroso, que hacía que mis contrincantes se tomaran el cuello con ambas manos. Preferían suicidarse antes que seguir sintiendo ese olor asqueroso, proveniente de mis porotos (o más bien, del efecto de la expulsión de ellos).
Hasta el pobre tejón decidió por su propio bien alejarse, los animales no son tontos.
Así que, de alguna manera, se lamentó de no poder usar su ballesta, y reventar tan facilmente a sus enemigos, sólo bastó una nube de pedos.
Al diablo con la Operación Naga Blanca, y el que quiera averiguar más, se enfrentará a mi ballesta (o, peor, a mi lata de porotos).

Y, sin pensarlo, él también cayó en la nube fastuosa, lo cual primero le trajo problemas serios de visibilidad, pero luego, la falta de aire hizo que perdiera la conciencia. Nadie vino a asistirlo mientras quedaba de un color violáceo, las manos se fueron hinchando, y poco a poco reconoció que sus enemigos se estaban intentando suicidar no por el olor, sino por esa sensación de asfixia horrenda que estaba padeciendo.
Sintió el "crack" que hizo su cráneo al golpear contra el cemento. Lo último que vio fueron las llantas derretidas de su Harley Davidson.

Y el haiku que me debía a mi misma y que cierra este blog:

Los cambios pasan.
Este blog no es igual.
Ha transmutado.

El último que apague la luz...

----------------
Now playing:
System of a Down - Chop Suey!
via FoxyTunes

Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal